sábado, 20 - Abr - 2019
Inicio » Motos y Pruebas » Aprilia » Aprilia RSV4 RF

Aprilia RSV4 RF

Caza de combate

La RSV4 RF representa “lo más de lo más”, del catálogo de la firma italiana, una bestia pura sangre concebida y evolucionada únicamente para competir al más alto nivel. Velocidad, aceleración, estabilidad, potencia, precisión y mucha electrónica, son algunas de las características de este verdadero caza de combate que sólo 500 privilegiados podrán disfrutar este año. Si quieres volar raso sobre un circuito esta es tu montura.

El EICMA 2014 de Milán fue el escenario elegido por los principales fabricantes para ejemplificar el “renacer de las superdeportivas”, volviendo a hacer soñar a miles de aficionados de ahora y siempre. Ducati, Yamaha, BMW, MV Agusta, Kawasaki, Honda y Aprilia, lucieron a lo grande lo mejor de lo mejor, en lo que a sus monturas matriculables se refiere, un escaparate tecnológico sin precedentes que hacía mucho tiempo que no se vivía.
Además, con la RSV4 RF la firma de Noale traía bajo el brazo siete mundiales de Superbikes (tres de pilotos y cuatro de marcas) en cinco temporadas, cifras muy a tener en cuenta por su competencia directa y que nos dan una idea del nivel de sofisticación al que ha llegado esta moto en tan poco tiempo.

Armas desplegadas
Precisamente, parte de toda esta “herencia SBK” llega a la calle bajo la denominación APRC (Aprilia Performance Ride Control), un impresionante conjunto de control dinámico derivado directamente de la moto campeona del mundo de Superbikes 2014. El acelerador electrónico y la centralita gestionan cuatro sistemas de ayuda a la conducción: aTC (control de tracción, ajustable en marcha en ocho posiciones), aWC (control anti-caballito, regulable en tres niveles), aLC (control de lanzamiento, con tres ajustes) y aQS (cambio semiautomático). En todos, el nivel 1 es el que permite mayor libertad de movimientos a su conductor.
La RSV4 RF viene de fábrica, además, con el avanzado sistema antibloqueo ABS Race, diseñado y desarrollado por Aprilia en colaboración con Bosch, configurable en tres niveles de actuación. Además de todo lo mencionado, dispone de tres modos de conducción (Sport, Track y Race) y, opcionalmente, de una plataforma multimedia V4-MP que permite, mediante una aplicación, conectar la moto con nuestro smartphone para convertirlo en un auténtico y sofisticado ordenador de a bordo, con ingentes cantidades de información.


Pero no todo es electrónica. A la RSV4 RF se añaden las excepcionales cualidades de un radical chasis doble viga de aluminio que, junto a un nuevo motor de nada menos con 201 CV a 11.500 rpm, la hacen más ligera y eficaz en pista, todo gracias a la electrónica proporcionada por su batería de sistemas de carreras. Respeto a su hermana estándar RR, la versión RF incluye de serie el “Race Pack”, que comprende unas ligeras llantas en aluminio forjado, y un completo conjunto de suspensiones Öhlins (horquilla, amortiguador trasero y de dirección), además de una gráfica especial cuya denominación es tan rácing como la moto: “Superpole”.

Despegue y… Mach 5.0
Cuando arrancas la RF, todo lo que hay alrededor tiembla o se estremece. El primer sonido que emana del escape se transforma en un estallido atronador que asusta a los presentes (literal), aunque luego ralentiza roncamente a tiempos acompasados mientras que el aceite va cogiendo su temperatura ideal. La Aprilia es pequeña, alta de asiento, baja de manillares, dura, con poco radio de giro y con una visión por los retrovisores algo justa: no hay lugar a dudas, es una moto muy de carreras.
En marcha intentas ir despacio y respetar los límites legales, pero esta moto te incita a rebasarlos constantemente. En lo que respecta a la velocidad de crucero, debes andarte con mucho ojo. Sinceramente, no hemos llegado al límite de su propulsor (sospechamos que así, de serie, debe andar cerca de los 290 por hora) pero, a poquito que te lo propongas, sí que puedes doblar con una facilidad pasmosa y endiablada los límites legales de velocidad, en algo tan sencillo como un recorrido de veinte minutos por una autopista de circunvalación urbana.


Afortunadamente, ya no sucede como antes, cuando sólo tenías que preocuparte de tu salud mental y de tener mucho tacto con la mano derecha para trazar fino y no “salir por orejas”. Ahora, la “San Electrónica RF” cuida de ti en todo momento… aunque no te des cuenta. Dos sensores de velocidad permiten que la unidad de control determine la velocidad de la motocicleta en cada instante y utiliza un sofisticado sistema de comunicación CAN-bus para interactuar con la ECU del motor. Si la rueda trasera está rodando más rápido que la delantera, la unidad de control determina el deslizamiento de la trasera e interactúa con la inyección para limitar la cantidad del motor, evitando, así, la pérdida de adherencia.
Por otro lado, el aWC está recalibrado para “comprender” cuándo comienza y cuándo se acaba una levantada de rueda y, por consiguiente, entra en acción para bajar dulcemente la delantera al suelo. El trámite es contínuo y suave, sin movimientos bruscos o entregas de potencia violentas, con una perfecta gestión de la aceleración.
Con el sistema aLC (Launch Control, o Control de Salidas) consigues una salida instantánea desde parado, transmitiendo al asfalto el máximo de potencia posible. Aunque al principio te lo piensas dos veces y te aseguras de que todos los controles están activados por aquello de no “ponerte la moto de montera”. Salir abriendo al máximo el acelerador mientras sueltas el embrague de golpe, y no parar de empalmar marchas es una sensación impresionante. Aunque por el nombre no lo parezca, lo idóneo es circular en modo “Sport”, donde tienes respuesta de sobra para hacer palidecer a todo lo que te rodea, siempre teniendo en cuenta que “Track” y “Race” son para agarrarse al manillar un poco más fuerte, si cabe.


La estructura básica del chasis doble viga de aluminio de la Aprilia RSV4 ha permanecido sin cambios sustanciales y con el centrado óptimo de masas. El basculante se ha alargado en 14 mm para garantizar una mejor tracción. Para ganar estabilidad tras el incremento de 17 CV, se han redistribuido los pesos, con el motor montado en la posición más baja posible que permiten los ajustes del chasis. La RSV4 RF es más precisa, cambia más rápido de dirección y transmite mucha información al piloto. Los frenos, material de última generación con pinzas Brembo monobloque y ABS deportivo, son casi perfectos.

 

 

(publicado en MOTOS nº14)

 


050copia

Aprilia RSV4 RF

Motor Bicilíndrico en V a 65º, 4 válvulas, doble árbol de levas, refrigeración líquida
Cilindrada 999,6 cc
Potencia  201 CV a 13.000 rpm
Par 115 Nm a 10.500 rpm
Limitable No
Nº Marchas 6 velocidades
Vel. máxima n.d.
Chasis Doble viga de aluminio
Suspensión delantera Horquilla invertida Öhlins de 43 mm con 120 mm de recorrido
Suspensión trasera Monoamortiguador Öhlins con 130 mm
de recorrido
Freno delantero Doble disco flotante de 320 mm, pinzas radiales Brembo de 4 pistones, ABS
Freno trasero Disco de 220 mm, pinza de doble pistón, ABS
Neumático delantero 120/70 ZR17
Neumático trasero 200/55 ZR17
Distancia entre ejes 1.416 mm
Altura asiento 845 mm
Peso declarado 180 kg
Capacidad depósito 18,5 litros
Consumo 5,5 l/100 km
PVP 23.900 €

Déjanos tus Comentarios