miércoles, 14 - Nov - 2018
Inicio » Motos y Pruebas » BMW » BMW F800 R

BMW F800 R

Eficacia bávara

La segunda generación de la BMW F800 R recibe una profunda actualización con la que gana potencia, además de mejorar su ergonomía y su parte ciclo. Es limitable para conductores con carnet A2, su precio base arranca en 9.100 € y puede completarse con tres paquetes de accesorios para mejorar su equipamiento y su dotación electrónica.

Para un usuario acostumbrado a la generación anterior, hay algunas diferencias destacables entre la primera generación y esta nueva, fácilmente perceptibles nada más subirte a ella. Lo primero, y más llamativo, es una postura de conducción más relajada, confortable y natural. El asiento tiene un buen mullido y las estriberas están más bajas y adelantadas. El manillar también es nuevo y, aunque sigue siendo de una pieza, ahora es más plano y cercano al conductor, además de poder fijarse a dos alturas.

El frontal de la moto cambia radicalmente, con una nueva óptica más moderna en forma de avispa, en lugar de la anterior variante rectangular, que gana en potencia lumínica. Se nota que el diseño ha ido evolucionando hacia el estilo de la streetfighter S1000 R, con los difusores en el mismo color que el resto de la moto.

A pesar de su edad, mantiene su estatus de moto lógica y polivalente

Las entradas del airbox, tan características en este modelo, han vuelto a sus orígenes y ahora tienen un aspecto similar a las de la primera F800 R. El resultado obtenido acentúa sus agresivas líneas, además de hacer la moto más estrecha. La parte trasera sigue igual que la versión anterior excepto por los soportes de las estriberas del pasajero; estos ahora son de dos tubos soldados en una “V”, con un resultado más limpio. Las tapas protectoras del radiador, el guardabarros delantero y el recubrimiento de la instrumentación también son de nueva factura. En lo que se refiere a la parte ciclo, la evolución más notable recae en el tren delantero; las nuevas tijas abrazan una nueva horquilla invertida de 43 mm con potentes pinzas radiales Brembo de cuatro pistones, que mejoran su conducción deportiva, además de su imagen de moto grande. El chasis doble viga de aluminio se mantiene sin cambios, algo que tampoco es muy importante ya que la F800 R siempre ha sido un referente en este aspecto concreto. Si antes iba bastante bien en carreteras reviradas, ahora es ya una de las mejores.

Para el día a día
El ABS (no desconectable) se incluye de serie y, entre otros extras, esta naked ofrece en opción, control de tracción (ASC) para minimizar el deslizamiento de la rueda trasera, control de presión de los neumáticos RDC (que monitoriza la presión de las ruedas en tiempo real) y ajuste electrónico de los hidráulicos del amortiguador trasero ESA (con tres modos seleccionables desde la piña izquierda -Sport, Normal y Confort-, tanto en parado como en marcha). La precarga sigue siendo de ajuste rápido (manual) gracias a un pomo de fácil acceso ubicado en el lateral derecho de la moto. Con unas vueltas, adaptas la dureza del amortiguador tanto si llevas las maletas opcionales como si vas cargado de equipaje o con pasajero. Estos son algunos pequeños detalles que hacen de la F800 R una moto muy cómoda para usar a diario.

Nuestra unidad de pruebas también incluía el paquete Touring, que aporta caballete central (algo imprescindible para el mantenimiento de la moto como el engrase de la cadena), parrilla trasera porta-bultos, soportes para las maletas laterales, puños calefactables, toma de corriente adicional y ordenador de a bordo. Este último sigue siendo tan completo como siempre ofreciendo información tan útil como temperatura ambiente, consumo instantáneo, consumo medio y marcha engranada. La esfera del cuentarrevoluciones ahora tiene un fondo negro en vez del blanco anterior.

El cambio se nota
En conducción, la F800 R es rápida, ágil, inspira confianza, y su horquilla ya no puede ser criticada por ser blanda. Los frenos anteriores (Brembo de anclaje convencional) eran muy buenos, tanto en carretera como en circuito, pero ahora la ganancia es bestial. Todo el conjunto al completo merece ser elogiado merced al buen trabajo que realiza, desde el ABS, la bomba, los latiguillos, las pinzas y hasta el compuesto elegido por BMW para las pastillas. Permite frenar con fuerza desde el primer momento a cualquier velocidad, algo fundamental tanto para conductores noveles como para los más experimentados.

En lo referente al motor, se mantiene la configuración bicilíndrica en línea de 800 cc, con el cigüeñal calado a 360º, con una biela ciega que hace de eje de equilibrado y minimiza vibraciones. Ofrece 90 CV de potencia y su respuesta en medios es ahora más suave y progresiva que antes. Todo ello no perjudica el consumo, uno de los puntos fuertes de la primera versión, que siguen siendo muy bajos: aunque no lo parezca, es posible ver la cifra de 4 litros a los cien kilómetros, rodando a más de 120 km/h de media.

(publicado en MOTOS nº12)

BMW F 800 R

Motor Bicilíndrico en paralelo, DOHC, 4 válvulas, refrigeración líquida
Cilindrada 798 cc
Potencia 90 CV a 8.000 rpm
Par 86 Nm a 5.800 rpm
Limitable
Nº Marchas 6
Vel. máxima Más de 200 km/h
Chasis Doble viga de aluminio fundido
Suspensión delantera Horquilla invertida, 125 mm de recorrido
Suspensión trasera Amortiguador regulable en precarga, 125 mm de recorrido
Freno delantero Dos discos flotantes de 320 mm de diámetro, pinzas radiales de 4 pistones, ABS
Freno trasero Un disco, 265 mm de diámetro, pinza flotante de pistón único, ABS
Neumático delantero 120/70 ZR17
Neumático trasero 180/55 ZR17
Distancia entre ejes 1.526 mm
Altura asiento 790 mm
Peso declarado 202 kg
Depósito 15 litros
Consumo 4,8 l/100 km
PVP 9.100 €

 

 

Déjanos tus Comentarios
© Grupo V, 2015
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.