miércoles, 14 - Nov - 2018
Inicio » Motos y Pruebas » BMW » BMW S 1000 R

BMW S 1000 R

Germana Radical

Máximas prestaciones, alto rendimiento, saber hacer y buen ritmo de juego para la BMW S 1000 R, una de las últimas máquinas de la marca alemana. Una roadster de última generación que terminará desplazando a la K 1300 R.

¿Qué fue primero, el huevo o la gallina? Independientemente de este eterno dilema, la BMW S 1000 R ha surgido cinco años después de la S 1000 RR, es decir, el modelo carenado de Superbike. Qué mejor manera de parir un producto de calidad a la altura de las expectativas que basarse en aquella moto, que ya va por su segunda generación, para dar a luz un concepto “roadster streetfighter” de última hornada tan pasional como tecnológico, que sea capaz de rivalizar con lo más granado de la industria europea y haga palidecer a la competencia japonesa.

Dos por uno

Pero hoy día, no sólo basta con adaptar un simple manillar ancho a una superdeportiva y retocar dos tonterías. La demanda actual pasa por ofrecer al consumidor tres o cuatro motos en una sola, para hacerla más versátil y adaptarla a sus “apetencias de conducción” en cada momento. Si no estás en ese juego estás fuera y BMW lo ha entendido perfectamente con esta R.

Por unos euros más puedes equiparla con suspensión electrónica adaptable

 

La S 1000 R no pude borrar su irreverente sonrisa racing, acentuada por un rígido chasis de doble viga de aluminio, unas firmes suspensiones y unos frenos radiales que gozan de gran mordiente y potencia. Pero lo más interesante radica en su electrónica, ya que sólo haciendo uso de los dos modos de conducción de serie te haces a la idea de hasta dónde puedes llegar con esta naked.

Si seleccionas conducción Rain la potencia desciende de 160 a 136 CV, con una respuesta más lenta del acelerador electrónico a tus insinuaciones, tendrás un menor consumo, más dulzura de pilotaje y mejor compromiso conductor-moto. Si por el contrario, cortas gas y pulsas el botón MODE de la piña derecha para cambiar a modo Road, la cosa cambia y su carácter se transforma para darte todo lo que estás esperando de ella: mucha caña.

(publicado en MOTOS nº1)

 

No está diseñada para ir deprisa. Su pequeña cúpula protege lo justo
No está diseñada para ir deprisa. Su pequeña cúpula protege lo justo

Ficha técnica BMW S 1000 R

 Motor  999 cc. Cuatro cilindros en  línea,  refrigerado por agua
 Potencia  160 CV (118 kW) a 11.000 rpm
 Par  112 Nm a 9.250 rpm
 Limitable  No
 Nº  Marchas  6 velocidades
 Vel.  máxima  > 200 km/h
 Chasis  Doble viga de aluminio
 Suspensión  delantera  Horquilla invertida de 46 mm  con ajuste en rebote y  compresión
 Suspensión  trasera  Basculante de aluminio,  compresión y rebote ajustables,  alta y baja velocidad
 Freno  delantero  Doble disco, pinzas radiales de 4  pistones, diámetro 320 mm
 Freno  trasero  Monodisco de 220 mm
 Neumático  delantero  120/70 ZR 177
 Neumático  trasero  190/55 ZR 17
 Distancia  entre ejes  1.439 mm
 Altura  asiento  814 mm
 Peso  declarado  207 kg
 Capacidad  depósito  17,5 litros
 Consumo  5,6 l/100 km
 PVP  13.750 €
 Web  BMW

 

Déjanos tus Comentarios
© Grupo V, 2015
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.