viernes, 23 - Ago - 2019
Inicio » Motos y Pruebas » Ducati » Ducati Scrambler Café Racer

Ducati Scrambler Café Racer

Pura esencia.

DUCATI SCRAMBLER CAFE RACER

Con la incorporación de la Café Racer a la familia Scrambler, Ducati mezcla dos conceptos que estéticamente no tienen mucho que ver.

Pero comparten dos aspectos importantes. Esencia pura de estética clásica y remarcado toque de carreras.

Con estos dos ingredientes, esta Black Coffee se diferencia mediante una personalidad diferente y un estilo más racing.

Se mantiene igual de accesible que el resto de sus hermanas.

Ducati Scrambler Cafe Racer

El estilo Café Racer se originó en Inglaterra en la década de los ‘50.

Se identifica por ciertos elementos estéticos. Como semimanillares, colín monoplaza, estriberas retrasadas y tubos de escape estilo trompeta.

Compone todo ello una apariencia de moto clásica de carreras.

Por otro lado, el término Scrambler hace referencia a un tipo de moto concebida para poder hacer alguna ‘escapadita’ fuera del asfalto.

Su diseño todoterreno, procedente de las carreras off-road incorpora elementos como llantas de radios o los neumáticos de tacos.

También, reducido depósito de gasolina, asiento acolchado, porta-números y tubo de escape lateral y alto.

Ducati Scrambler Cafe Racer

A la vista está que nuestra protagonista tiene mucho más de Café Racer que de Scrambler.

Sin embargo, si Ducati tenía que incorporar un modelo de tales características a su catálogo. Sólo lo podía hacer dentro de la familia Scrambler, en la que la estética vintage de sus modelos marcan la línea.

Original

Ducati Scrambler Cafe Racer

Independientemente de la personalización que da comienzo nada más sacar la moto del concesionario.

La Café Racer sale se serie con los suficientes recursos como para resultar una moto llamativa y atractiva.

Combina los colores con una mezcla perfecta entre el bastidor negro, las llantas doradas y el pulido acabado de las aletas.

Ducati Scrambler Cafe Racer

Entre el equipamiento de serie encontramos un depósito de gasolina de acero.

En forma de lágrima y con paneles laterales de aluminio.

Incluye un asiento estilo Café Racer (toma USB debajo) con cubierta sobre la parte del pasajero a modo de colín.

Semimanillares de aluminio y retrovisores en los extremos.

Ducati Scrambler Cafe Racer

Guardabarros deportivos cortos, placas porta-números laterales, faro delantero con cristal y instrumentación digital.

Por último, un escape firmado por Termignoni con salidas dobles y protector de aluminio en negro anodizado.

Con todo este “plantel”, estoy ansioso por poner en marcha el motor e iniciar la marcha.

Cómoda y muy deportiva a la vez.

Ducati Scrambler Cafe Racer

La primera sorpresa viene precisamente del escape.

No suena tanto como esperarías de un sistema que habitualmente no es de serie.

Aunque eso sí, genera un sonido cargado de personalidad.

Llevo las manos sobre los semimanillares y noto que mi cuerpo se alarga hacia adelante.

Cargando el peso sobre los brazos.

Ducati Scrambler Café Racer

Equipa un asiento elevado y a las estriberas ligeramente retrasadas.

Es curioso el tema de los semimanillares, bajos y adelantados.

No sólo ofrecen una hermosa estética de carreras a la vista.

También transmite una sensación bastante rácing sin ser en absoluto forzada.

Ducati Scrambler Cafe Racer

Buena ciudadana

Nada más empezar a circular me doy cuenta de que la Café Racer es tremendamente manejable y accesible.

Gracias a que toda la admisión se incorpora en la estructura del airbox, su parte delantera es estrecha. Por lo que aumenta su manejabilidad.

En cuanto a chasis y medidas, es la Scrambler que más se desvía del patrón.

Con una distancia entre ejes más corta y una geometría de dirección mucho más cerrada.

Tiene cotas más propias de motos de competición.

Resulta manejable entre coches a pesar de dar la sensación de ser baja y larga.

Con la ventaja de un embrague suave y un cambio preciso.

Disfrutas de la suavidad de su motor a bajo régimen.

Gracias a una conducción sosegada pero no exenta de empuje cuando enroscas el puño de gas.

Ducati Scrambler Cafe Racer

Es imposible que te confundas de marcha, ya que, estés en la que estés, el motor responde independientemente de las revoluciones.

La apertura del gas y entrega de potencia es suave a bajas revoluciones.

A medida que éstas aumentan, se hace más contundente, ofreciendo una buena aceleración.

Eso sí, no incluye sistemas de control de tracción ni diferentes mapas de entrega de potencia, aunque sí ABS.

Gran deportiva

Que sea buena ciudadana no quiere decir que no se le pueda sacar partido en otros escenarios.

Ducati Scrambler Cafe Racer

Y es que a la Café Racer le gusta la carretera secundaria, terreno ideal donde saca a relucir todas sus armas.

Es posible disfrutar a un ritmo de motor tranquilo y velocidad ligera por carreteras de curvas.

Se comporta de manera ágil en cambios rápidos de dirección.

Su horquilla invertida incorpora muelles endurecidos, y el monoamortiguador trasero no se monta sobre bieletas. Pero, su muelle variable permite un funcionamiento progresivo.

Sin recurrir a elementos de primer orden, el equipo de suspensiones funciona mejor que bien.

Y, permite la estabilidad suficiente para mantener ritmos divertidos.

Ducati Scrambler Cafe Racer

Entre curva y curva puedes disfrutar de un empuje inmediato nada más enroscar el gas, gracias a una mecánica que saca el máximo provecho a su par motor.

Estira en busca de la parte alta del cuentavueltas, de nuevo sin demasiada necesidad de cambiar a una marcha superior.

Ducati Scrambler Cafe Racer

Resulta fácil entender como frena de manera sobresaliente.

Viendo el único disco que monta delante, no pensé que se portaría tan bien.

Pero, una vez sabes que deriva de la serie Panigale, es de gran diámetro y va mordido por una pinza Brembo monobloque y 4 pistones. Se empieza a entender.

 

Ducati Scrambler Café Racer
www.ducati.com
Motor 2 cilindros en L, refrigeración por aire y aceite
Cilindrada 803 cc
Potencia y rpm 75 CV a 8.250 rpm
Par y rpm 68 Nm a 5.750 rpm
Limitable
Nº Marchas 6
Velocidad máxima 200 km/h
Chasis Tubular de acero
Suspensión

Delantera

Horquilla invertida KYB, barras 41 mm, 150 mm recorrido
Suspensión

trasera

Monoamortiguador progresivo, 150 mm recorrido
Freno delantero 1 disco, 330 mm, ABS
Freno trasero Disco, 245 mm, ABS
Neumático delantero 120/70 ZR17
Neumático trasero 180/55 ZR17
Distancia entre ejes 1.436 mm
Altura asiento 805 mm
Peso declarado 188 kg (en marcha)
Capacidad depósito 13,5 litros
Consumo 5 l/100 km (declarados)
PVP 11.190 €

Texto. José A. García

Fotos. Paloma Soria

(publicado en MOTOS nº35)

Déjanos tus Comentarios