miércoles, 22 - May - 2019
Inicio » Motos y Pruebas » Harley-Davidson » Harley-Davidson Softail Fat Bob 114

Harley-Davidson Softail Fat Bob 114

Fat Bob, inconformista.

HARLEY DAVIDSON FAT BOB 114

Con diez años de historia a sus espaldas, Harley-Davidson vuelve a actualizar su “chica mala”.

La Fat Bob estrena chasis, suspensiones, motor, tecnología y familia, integrándose ahora con las Softail.

Harley-Davidson ha revolucionado su catálogo con la eliminación de la gama Dyna y la ampliación de las Softail.

Compuesta ahora por Fat Boy, Sport Glide, Heritage Classic, Low Rider, Softail Slim, Deluxe, Breakout, Fat Bob y Street Bob.

HARLEY DAVIDSON FAT BOB 114

La modernización Harley ha llegado de manera ostensible a esta gama y, desde luego, lo ha hecho para quedarse.

La Fat Bob hace gala de una imagen más moderna y atractiva.

Acompañada de una buena dosis de tecnología implementada, sobre todo, en un nuevo chasis de acero.

Un bastidor denominado “Big Twin Custom”, diseñado para adaptarse mejor a los motores Milwaukee Eight 107 y 114.

Incluye nuevos anclajes de motor y es un 65% más rígido que el anterior.

HARLEY DAVIDSON FAT BOB 114

Su diseño simplifica la fabricación reduciendo a la mitad el número de piezas empleadas y en un 22% las soldaduras aplicadas.

La rebaja del peso de las motos asciende a 17 kg de media y el grado de inclinación que permite el nuevo bastidor es superior a las anteriores Softail.

El objetivo es conseguir mayor agilidad y manejabilidad que en los modelos precedentes.

Harley-Davidson no emplea chasis de aluminio como sí hace su archirrival Indian. Pero gracias a la nueva manufactura del bastidor tubular de acero al carbono la rigidez aumenta sensiblemente.

HARLEY-DAVIDSON-FAT-BOB-114-(2)

A este chasis se ancla un basculante de nueva factura acorde a toda la estructura. Variando en dos medidas de anchura según el grosor del neumático trasero.

El más ancho es 5,89 kg más ligero, mientras que el estrecho ahorra 8,16 kg de peso.

Horquilla invertida Showa de 43 mm y doble válvula, monoamortiguador trasero. Óptica delantera LED en forma de cíclope, instrumentación actualizada y llave de proximidad.

Inmovilizador, toma de corriente USB, ABS y el sistema eléctrico mejorado son otros puntos destacables.

HARLEY-DAVIDSON-FAT-BOB-114-(2)

¿Dónde está mi Harley?

El color ‘Red Iron Denim’ mate de nuestra unidad de pruebas se entremezcla con la oscuridad el garaje.

Esbozando una nueva silueta tan musculosa como sugerente, carente de destellos brillantes del ¿obligado? cromo americano.

Guardabarros recortado, doble salida de escape elevada, llantas deportivas en fundición y culto al negro: Mad Max ha llegado al barrio.

Encajo de maravilla en su asiento que, por otro lado, sube con estilo hasta cubrir los riñones: es apta para todas las estaturas.

La llave la dejo en el bolsillo tras desbloquear la dirección y arranco pulsando el botón izquierdo de la piña derecha.

HARLEY DAVIDSON FAT BOB 114

Y es que cada piña tiene tres botones. Dos de ellos de doble función: arranque, warning, cortacorriente e intermitente derecho.

En la derecha; luces, navegación, bocina e intermitente izquierdo, a la izquierda. Simple y efectivo.

El haz de luz blanco puro de los LED rompe la negritud de la cueva y el voluminoso filtro roza con mi pierna.

El motor no suena en exceso, tampoco vibra y ya no rozo con los estribos.

El tacto del V-Twin es pura dulzura, no ha perdido contundencia y corre más que nunca.

HARLEY DAVIDSON FAT BOB 114

Su aspecto “macho-bike” contrasta con un funcionamiento más refinado, sensitivo y directo.

Nada que ver con la rudeza de antaño.

Despego por la rampa del garaje y me tiro a la ciudad con una aceleración agradable y nueva para mí.

El “clonk” al meter primera permanece, pero es uno de los pocos “ruidos” que quedan en esta moto.

El ángulo de inclinación es superior, las geometrías son acertadas y la parte ciclo ha subido dos escalones.

HARLEY DAVIDSON FAT BOB 114

Hablar de agilidad y dinamismo es totalmente factible. Siempre y cuando ruedes por encima de 50 km/h.

El donut delantero 150/80-16” lastra las maniobras a baja velocidad.

Está claro que la estética ‘Bobber’ manda. El tacto de embrague y cambio es mantequilla.

Puedes divertirte de lo lindo en curvas ronroneando a 4.000 rpm y lograr una autonomía de 300 kilómetros sin problemas.

HARLEY DAVIDSON FAT BOB 114

Te puedes permitir la licencia de realizar una conducción semi-deportiva. Siempre que tengas dos dedos de frente y no pierdas la perspectiva.

Hay que tener claro que llevas más de 300 kg entre las piernas.

Cuenta con un buen centrado de masas y un manillar plano. Para apoyarte con decisión y dominar la situación a la mínima de cambio.

Si le coges el truco, algo realmente sencillo. Sorprenderás a más de uno en tu carretera de montaña favorita.

Sólo dos detalles mejorables: El tapón de llenado del depósito (clásico, plano y a rosca) no tiene llave.

HARLEY DAVIDSON FAT BOB 114

Los retrovisores están bajos y los dedos rozan constantemente al actuar en las manetas. Y el asiento de pasajero es testimonial, pero por lo menos es biplaza.

“Harleando”

Rodando sin buscarle las cosquillas adviertes un confort de marcha delicioso.

La sexta velocidad está para rodar y rodar sin parar. Manteniendo una constante perpetua a 2.500 vueltas.

No te pide gas porque no lo necesita, pero si se lo das, no te decepcionará.

HARLEY DAVIDSON FAT BOB 114

El Milwaukee Eight 114 es un propulsor redondo con mucho “saber hacer y comportarse”.

Digno sin duda de los modelos más representativos del catálogo que casa con esta nueva generación Softail.

La cifra de par máximo se encuentra a 3.500 rpm. Y unos generosos 155 Nm.

Las nuevas suspensiones funcionan muy bien y poseen un tarado de origen correcto. A pesar de que la horquilla invertida carece de regulaciones.

La frenada cumple con una pinzas delanteras de cuatro pistones y discos de 298 mm.

HARLEY DAVIDSON FAT BOB 114

Con esta Fat Bob tienes una aliada en la carretera y una guerrera en el garaje.

Es un bulldog amable, rápido y ágil aunque no lo parezca.

El motor es una delicia, la parte ciclo ha mejorado más que nunca y su imagen se sale de lo políticamente correcto.

¿Te encaja? A mí sí porque siempre he valorado las motos que, además de bonitas, van bien y esta Fat Bob clava lo segundo.

 

HARLEY-DAVIDSON FAT BOB 114
Web www.harley-davidson.com/es
Motor Bicilíndrico en V a 45º, 4 válvulas, OHV, refrigeración por aire
Cilindrada 1.868 cc
Potencia y rpm 100 CV a 5.020 rpm
Par y rpm 155 Nm a 3.500 rpm
Limitable No
Nº Marchas 6
Velocidad máxima 190 km/h
Chasis Doble cuna de acero
Suspensión

Delantera

Horquilla invertida Showa SDBV de 43mm
Suspensión

trasera

Monoamortiguador regulable en precarga, 100 mm de recorrido
Freno delantero Doble disco de 285 mm, pinza de 4 pistones, ABS
Freno trasero Disco de 285mm, pinza de doble pistón, ABS
Neumático delantero 150/80-16
Neumático trasero 180/705-16
Distancia entre ejes 1.615 mm
Altura asiento 710 mm
Peso declarado (llena) 306 kg
Capacidad depósito 13,6 litros
Consumo medio 5,3 l/100 km
PVP Desde 21.100 €

Por Jesse Mach
Foto. Paloma Soria

(publicado en MOTOS nº42)

Déjanos tus Comentarios