miércoles, 20 - Mar - 2019
Inicio » Motos y Pruebas » KTM » KTM 125 Duke Urbana

KTM 125 Duke Urbana

KTM 125 Duke cuna de Campeones.

KTM 125 Duke

La más pequeña de las Duke sigue siendo referencia en el sector naked-deportivo de pequeña cilindrada. Sigue contando con armas que la convierten en objeto de deseo de los motoristas más jóvenes.

Es un modelo cómodo para el día a día.

Su peso es ligero y se puede conducir con 16 años y carné A1 (o después de 2 años de carné de coche).

Estas son unas buenas razones para plantearse tenerla como primera moto. Además resulta fácil de pilotar y segura para aprender.

KTM 125 Duke

Pero estas razones son las que se plantearía el padre del futuro joven propietario. Al que el reclamo llega por otro lado, una impactante estética de líneas agresivas.

Con un motor que con sus 15 CV la Duke está al límite de la licencia A1. Y el respaldo de una marca cuya imagen se asocia a competición.

Pocos jóvenes, y no tan jóvenes, dirán ‘no’ a uno de los modelos más deportivos del cuarto de litro.

KTM 125 Duke

Novedades

Los cambios respecto a la generación anterior se perciben en un primer momento en su estética.

Un agresivo frontal que hace clara referencia a la Super Duke R, dominado por una doble óptica LED con luz diurna integrada. Y una carrocería rediseñada con un nuevo depósito de gasolina, paneles laterales y guardabarros.

Si nos fijamos un poco más, encontramos componentes cuya finalidad no es puramente estética.

KTM 125 Duke

Es el caso del basculante, que sigue las directrices de KISKA. El nuevo sistema de escape, una de las piezas clave que se encarga de dar cumplimiento a la norma Euro4, y cuyo diseño busca la centralización de masas.

Grande

El aspecto de la 125 Duke es ágil y deportivo.

Una vez que me subo sobre ella atestiguo su ligereza con sólo ponerla derecha.

KTM 125 Duke

Es normal, se trata de una “pequeña” 125.

Me encuentro cómodo gracias a su posición erguida, su asiento relativamente alto y la posición ‘de ataque’ sobre el manillar.

Subiendo los pies a las estriberas, las rodillas encajan a la perfección en las formas del nuevo depósito.

Todo está preparado para la acción (es importante contar con espacio donde moverte, sobre todo si en ocasiones vas a hacer uso de la moto en modo sport, o si viajas acompañado).

KTM 125 Duke

La 125 Duke es una moto fundamentalmente ciudadana.

Sus dimensiones, potencia, peso y manejabilidad, la convierten en un vehículo perfecto para moverse ágilmente entre coches.

Una parte responsable de esta dinámica es su ligero chasis multitubular de acero. Agrupa masas cerca del centro de gravedad en busca de la máxima manejabilidad y precisión.

KTM 125 Duke

El equipo de suspensiones, firmado por WP, ofrece buen grado de confort.

Su horquilla invertida con tecnología de cartucho abierto, ofrece la ventaja de la facilidad de mantenimiento y sencillez mecánica.

Esta KTM es ligera y robusta, y aun sin posibilidades de regulación, ofrece un buen equilibrio con el setting de fábrica.

El monoamortiguador trasero se conecta directamente al basculante, pero cuenta con la tecnología de pistón separado y muelle progresivo.

KTM 125 Duke

El equipo de frenos es de primer nivel.

Con un disco delantero mordido por pinza de 4 pistones y anclaje radial, y ABS Bosch 9.1  de dos canales que además es desconectable.

No obstante, el tacto de nuestra unidad de pruebas se mostraba algo escaso. Siendo necesario el empleo de 3 dedos para obtener la potencia deseada.

KTM 125 Duke

La respuesta de su motor es suficiente.

No hay problema en cambiar constantemente de marcha, gracias a la suavidad del embrague y cambio.

Esta Duke consume sorprendentemente poco. Gracias al evolucionado sistema de inyección y cambio de 6 velocidades, el gasto por ciudad se mantuvo en unos escasos 2,3 litros a los 100 km.

Su lado deportivo

Esta naked-sport permite hacer sus primeros “pinitos” en conducción deportiva al usuario que empieza.

KTM 125 Duke

Su escenario ideal va desde las carreteras secundarias con poco tráfico, hasta el típico circuito “tamaño medio”.

En este momento es necesario llevar el motor en la parte más alta del cuentavueltas. Llegando a velocidades máximas que van desde 105 hasta 120 km/h.

En subidas más pronunciadas es posible que la velocidad se reduzca incluso hasta 80 km/h.

El consumo en carretera sube con respecto a la ciudad. Precisamente por esta necesidad de mantener el motor alto de vueltas.

KTM 125 Duke

El basculante, en fundición de aluminio, ha sido fabricado siguiendo los mismos patrones de calidad que la 690 Duke R.

Dotando a la 125 de una rigidez torsional y estabilidad que permite llevar la moto rápidamente por donde el piloto quiere.

Un marco excelente para aprender, y brinda la posibilidad a los usuarios más nóveles de sentir toda la esencia de la moto grande, a pequeña escala.

 

KTM 125 Duke
www.ktm.com
Motor 1 cilindro, refrigeración líquida
Cilindrada 124,7 cc
Potencia y rpm 15 CV a 10.000 rpm
Par y rpm 12 Nm a 7.500 rpm
Limitable
Nº Marchas 6
Velocidad máxima 110 km/h
Chasis Tubular de acero
Suspensión

Delantera

Horquilla invertida, barras 43 mm, 142 mm recorrido
Suspensión

Trasera

Monoamortiguador, 150 mm recorrido
Freno delantero Disco, 300 mm, ABS
Freno trasero Disco, 230 mm, ABS
Neumático delantero 110/70 ZR17
Neumático trasero 150/60 ZR17
Distancia entre ejes 1.357 mm
Altura asiento 830 mm
Peso declarado 137 kg (en seco)
Capacidad depósito 13,4 litros
Consumo 2,8 l/100 km
PVP 4.499 €

 

Texto. José A. García

Fotos. Paloma Soria

(publicado en MOTOS nº40)

Déjanos tus Comentarios