miércoles, 19 - Dic - 2018
Inicio » Motos y Pruebas » Royal Enfield Bullet 500

Royal Enfield Bullet 500

 

Regreso al pasado

Muchas veces hablamos de motos vintage, un segmento potenciado por esa nueva tendencia tan de moda en la mayoría de fabricantes de prestigio hoy en día. En el caso de la Royal Enfield Bullet 500, quizá deberíamos hablar de “la moto vintage” por antonomasia, ya que, en pleno siglo XXI, su diseño, fabricación y señas de identidad básicas siguen siendo prácticamente las mismas de hace seis décadas. Un ejemplo de tradición hecha moto.

Royal Enfield es una marca que bien merece una reseña, ya que su dilatada trayectoria es una de las más interesantes de la historia de las dos ruedas.
Las Enfield llevan fabricándose desde hace 60 años en la India, primero bajo licencia y, desde 1970, en exclusiva para los principales mercados internacionales. Es la marca de motos más antigua del mundo con producción ininterrumpida (Indian también existe desde 1901) y la única cuya existencia abarca ya tres siglos, pues su fundación data de 1893, aunque comenzaran con las bicicletas.

Royal Enfield lanzó su primera moto acoplando un motor 2 tiempos en el frontal de una de sus bicicletas en 1901, y, actualmente, su producción se centraliza en la fábrica de Chennai al sur de la India. Junto a Triumph y Norton conforma el único legado del “imperio británico” de los ‘60, aunque de inglés ahora no quede más que el nombre.

Bodas de Platino
El “idilio” de Royal Enfield con los indios comenzó en 1949, con la fabricación en la planta de Madrás de su modelo más carismático, la Bullet 350, para las fuerzas armadas indias. Cuando la fábrica de Inglaterra cerró sus puertas en 1967, la planta India continuó produciendo estas motos que ya habían alcanzado un estatus de culto en aquel país, por entonces. Una moto de lujo, sencilla y elitista.

Está pensada para disfrutar a ritmo de paseo

El año pasado Royal Enfield registró su récord de unidades fabricadas en toda su historia, más de 300.000 motocicletas; un aumento del 69% respecto a los registros de 2013, que se quedaron en 178.121 unidades. Propiedad del gigante indio de automoción Eicher Motors Limited desde 1994 (aquel año cambió el nombre de Enfield India a Royal Enfield Motors) y con una nueva planta de producción en Chennai (además de Oragadam y Tiruvottiyur), Royal Enfield está viviendo una segunda juventud impulsada por las nuevas tendencias retro sobre dos ruedas.

La modernización de los modelos se ha realizado paulatinamente con el paso de los años, integrando elementos como el disco de freno delantero, la caja de cambio de cinco velocidades o el sistema de inyección electrónica Keihin (2009). Los más puristas no deben preocuparse por semejantes “modernidades” ya que el motor monocilíndrico de carrera larga refrigerado por aire, las llantas de radios, el doble arranque eléctrico/pedal, la instrumentación analógica integrada en el faro delantero con visera, el freno de tambor trasero, el caballete central, el fileteado a mano del depósito de gasolina, el escape largo cromado y el dominio del metal sobre el plástico, siguen siendo marca de la casa. Se echa de menos un indicador de nivel de gasolina, ya que la Bullet sólo cuenta con el típico chivato que luce cuando el líquido elemento escasea (cada 300 km aprox.).

Pasear con estilo
Nada más subirte en esta Bullet 500 verde inglés notas que vas muy encima de la moto y no tan dentro de ella, como sí sucede en las “modernas”. Es una moto larga, el asiento es ancho y cómodo, los reposapiés están bajos y la postura es relajada. Detrás del cilindro se encuentra la batería y dos guanteras (la izquierda aloja herramientas y fusibles). A punto de arrancar a botón, despliego la palanca del lateral derecho y me atrevo a dar las patadas que sean necesarias para dar vida a la moto, como se ha hecho toda la vida. El proceso es algo costoso si no estás acostumbrado, debido a la compresión del cilindro, y es que mover un pistón en un “puchero” de medio litro tiene su “aquel”. Cuando le pillas el truco no te lleva más de tres patadas y al final arranca a la perfección.

(publicado en MOTOS nº12)

Royal Enfield Bullet 500

Motor Monocilíndrico, 2 válvulas, refrigeración por aire
Cilindrada 499 cc
Potencia  28 CV a 5.250 rpm
Par 41,3 Nm a 4.000 rpm
Limitable
Nº Marchas 5
Vel. máxima 129 km/h
Chasis Tubular de acero
Suspensión delantera Horquilla telescópica de 35 mm
Suspensión trasera Doble amortiguador de gas ajustable en precarga
Freno delantero Disco 280 mm
Freno trasero Tambor
Neumático delantero 3.25 x 19
Neumático trasero 3.50 x 19
Distancia entre ejes 1.370 mm
Altura asiento 820 mm
Peso declarado 187 kg
Capacidad depósito 14,5 litros
Consumo 3,5 l./100 km
PVP 4.299 €

 

 

 

 

Déjanos tus Comentarios
© Grupo V, 2015
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.