domingo, 25 - Ago - 2019
Inicio » Motos y Pruebas » Triumph Bonneville T120 a prueba

Triumph Bonneville T120 a prueba

Esencia original.TRIUMPH BONNEVILLE T120

Nuestra protagonista engrosa las filas de la legendaria saga Bonneville, que se remonta a la revolucionaria T120 del año 1959.

La T120 es una moto neoclásica que conjuga la elegancia y el estilo del modelo original, con una tecnología y dinámica de los modelos más vanguardistas.

Perteneciente a la gama “Modern Classic” de Triumph.

TRIUMPH BONNEVILLE T120

Las líneas de la T120 son refinadas, afiladas y elaboradas.

Su imagen es clásica pero sofisticada.

Tiene un estilo atemporal, y luce determinados detalles que se encargaron de definir este modelo hace años. Como los silenciosos estilo cerbatana, las llantas de radios, las tapas del motor en aluminio cepillado.

También, los emblemas cromados, así como llantas, asa de agarre y caballete central.

El motor es de 1200 cc con refrigeración líquida, 8 válvulas y el característico calado de 270º que busca una entrega de potencia lineal.

TRIUMPH BONNEVILLE T120

Por otro, un largo listado de sistemas electrónicos que se encargan de sacar lo mejor de este motor al mínimo coste y de la manera más segura posible.

Inyección electrónica con acelerador electrónico, dos modos de conducción, ABS, control de tracción desconectable, embrague asistido e inmovilizador electrónico.

En su esquema eléctrico también se ha tenido en cuenta la utilización de la tecnología LED tanto en el piloto trasero como en la luz diurna del grupo óptico delantero.

TRIUMPH BONNEVILLE T120

En el panel de instrumentos se percibe toda la gestión de su motor.

El interior de las dos esferas que hacen las funciones de velocímetro y tacómetro. Se muestran dos pantallas digitales con un amplio menú de información. kilómetros recorridos, consumos medio e instantáneo.

También la autonomía, nivel de combustible, modo de conducción seleccionado, indicador de marcha engranada, estado de los puños calefactables, indicador de mantenimiento. Acceso para controlar el estado del control de tracción y el ABS, y, por último, reloj horario. 

TRIUMPH BONNEVILLE T120

Tal y como imaginé

Una vez pongo en marcha el motor de esta Bonneville, todo ocurre tal como lo imaginaba con “mi moto” del pajar.

Los silenciosos laterales emiten el típico ronroneo que esperas de los bicilíndricos británicos.

La posición de conducción es cómoda, con una cierta inclinación del cuerpo hacia adelante que aporta un toque deportivo, pero sin cargar apenas las muñecas.

Los pies llegan fácilmente al suelo y una vez encima de las estriberas, las rodillas no flexionan en exceso.

TRIUMPH BONNEVILLE T120

Lo único que difiere es el tacto del embrague, ¡en mi ensoñación estaba mucho más duro!

El real es asistido antirrebote, y su tacto muy suave, permitiendo un inicio de la marcha fácil.

El acelerador electrónico también hace de las suyas.

Otorga un tacto suave al puño de gas, y permite una respuesta progresiva pero directa y enérgica (con relación a la T100, se notan esos 25 Nm extras de par motor).

TRIUMPH BONNEVILLE T120

El bloque 1200 cc está concebido para ofrecer una entrega de par inmediata.

De hecho, el par máximo de 105 Nm (crece un 54% con respecto a la generación anterior) se sitúa a tan solo 3.100 rpm.

Esto se traduce en una buena capacidad para circular en marchas largas, sin demasiada necesidad de usar la palanca de cambio.

El motor sigue respondiendo si decides aumentar su régimen de giro hasta las 6.500 rpm. Momento en el que se encuentra la máxima potencia.

TRIUMPH BONNEVILLE T120

Es un motor amable con unas prestaciones lógicas.

Además, cuenta con la posibilidad de elegir dos mapas diferentes de potencia que cambian sensiblemente su comportamiento.

Mediante los modos de conducción Road y Rain, y se apoya en el sistema de control de tracción, que trabaja en segundo plano para intervenir en esos casos en los que se está produciendo un deslizamiento en la rueda trasera.

“Lluvia” en la ciudad

TRIUMPH BONNEVILLE T120

Después de cambiar varias veces entre los dos modos de conducción y sin apreciar excesivas diferencias entre ambos. Decido quedarme con el Rain para ciudad, llueva o no.

Las salidas y retenciones son mucho más suaves. Gracias al dúo formado por el acelerador ride-by-wire y la inyección electrónica, que trabajan conjuntamente para hacer que la reacción sea suave.

Sin embargo, si tu intención es que la moto acelere de verdad, debes abrir gas a fondo y ser un poco más paciente.

Este tacto se agradece especialmente cuando viajas acompañado, ya que el “paquete” podrá disfrutar de un trayecto sin tirones.

TRIUMPH BONNEVILLE T120

Y en este momento tengo que hablarte del equipo de suspensiones. Firmado por KYB tanto en la horquilla como en los amortiguadores traseros.

Se muestran lo suficientemente cómodas como para que mi acompañante, con ciertos problemas de espalda que le hacen “sufrir” cada bache del camino, se bajara de la moto diciendo con una sonrisa “¡qué cómoda!” .

Con o sin acompañante, los trayectos urbanos son fáciles y cómodos desde el punto de vista del motor.

También si atendemos a la dinámica de la parte ciclo, ya que la T120 resulta muy manejable y por tanto útil para el día a día.

TRIUMPH BONNEVILLE T120

Circulando a ritmo tranquilo, el consumo fue de 4,2 litros a los 100 km, cifra en la que se mantiene al salir a carretera y circular a ritmo constante de 120 km/h.

Road

Salgo de la ciudad y decido explorar el lado más deportivo de la Bonneville, para lo cual selecciono el modo Road. La respuesta es más directa al puño del gas y la reacción más consistente.

Aunque la T120 es una moto de bajas pulsaciones también permite subir de régimen hasta las 6.500 vueltas en busca de esos 80 CV de potencia máxima.

TRIUMPH BONNEVILLE T120

El recorrido de las suspensiones es responsable de cierta inestabilidad al cambiar pesos e inercias de manera rápida.

Aún así llevan a la Bonnie por su sitio; además, puedes ajustar la precarga de los muelles traseros en caso de viajar con exceso de peso atrás.

Sus dos discos delanteros de 310 mm mordidos por pinzas flotante de 2 pistones Nissin, permiten un menor esfuerzo en la maneta para detener de manera certera la marcha. La actuación del ABS en caso de necesidad se realiza de una manera poco intrusiva.

TRIUMPH BONNEVILLE T120

Un acierto la incorporación de los puños calefactables de serie.

En principio no es un modelo que me compraría para viajar, por lo que podrían parecer prescindibles.

Sin embargo, y teniendo en cuenta sus capacidades ruteras y lo polivalente que es por la ciudad. Es posible que se convierta en algo más que en una moto de fin de semana.

La usarás cuando el tiempo acompañe, y ante esto hay que tener en cuenta que a pesar del cambio climático, en nuestras latitudes el frío aún aprieta.

TRIUMPH BONNEVILLE T120

Triumph Bonneville T120
Web www.triumphmotorcycles.es
Motor 2 cilindros en paralelo, refrigeración líquida
Cilindrada 1.200 cc
Potencia y rpm 80 CV a 6.550 rpm
Par y rpm 105 Nm a 3.100 rpm
Limitable No
Nº Marchas 6
Velocidad máxima 180 km/h
Chasis Tubular de acero
Suspensión

Delantera

Horquilla convencional, barras 41 mm, 120 mm recorrido
Suspensión

trasera

Doble amortiguador, 120 mm recorrido
Freno delantero 2 discos 310 mm, ABS
Freno trasero Disco, 255 mm, ABS
Neumático delantero 100/90-18
Neumático trasero 150/70 R17
Distancia entre ejes 1.450 mm
Altura asiento 790 mm
Peso declarado 224 kg (en seco)
Capacidad depósito 14,5 litros
Consumo 5 l./100 km
PVP 12.600 €

 

Texto. José A. García

Fotos. Paloma Soria

(publicado en MOTOS nº48)

Déjanos tus Comentarios