miércoles, 20 - Mar - 2019
Inicio » Motos y Pruebas » Yamaha YZF-R1 2009 Crossplane

Yamaha YZF-R1 2009 Crossplane

El Patito Feo.

YAMAHA R1 2009 CROSSPLANE

A primera vista puedes notar cierto cambio estético, sobre todo el frontal, escapes más cortos y poco más… ¿O no?

La verdadera revolución estaba en el interior y se llamó Crossplane.

Como en el cuento clásico, al principio no gustó demasiado.

Pero, lo cierto es que con ella Yamaha dio un puñetazo sobre la mesa.

Firmó seis años de éxitos deportivos y obtuvo su mejor palmarés hasta la fecha.

La verdadera revolución estaba en el interior y se llamó Crossplane.

YAMAHA R1 2009 CROSSPLANE

La cuarta generación YZF-R1 (2009-2014) no fue del gusto de todos los aficionados.

Presentaba algo más de peso, un sonido peculiar y un tetracilíndrico con cigüeñal “crossplane” o de encendido irregular, que le otorgaba un comportamiento muy de bicilíndrico.

El ingeniero Toyoshi Nishida dirigió el equipo de desarrollo de la R1 IV.

Bebiendo de fuentes de casa al aprovechar la experiencia con las Yamaha de Gran Premio que Rossi volvió a llevar a la gloria.

YAMAHA R1 2009 CROSSPLANE

El nuevo cigüeñal agrupa los impulsos de potencia en un orden irregular a lo largo del ciclo de cuatro tiempos.

Obteniéndose una clara mejora en par motor que convirtieron a la R1 en una moto más aprovechable y fácil de conducir.

Esta tecnología no es nueva. Las Honda NSR500 2T de principios de los ’90 ya introdujeron este sistema “big-bang”.

YAMAHA R1 2009 CROSSPLANE

Otras de las particularidades es que fue la primera Superbike matriculable de Yamaha en disponer de diferentes modos de conducción (A, STD, B).

También en emplear pinzas de freno delanteras radiales de seis pistones y amortiguador de dirección electrónico.

La disposición del doble silenciador bajo el colín, el basculante y el sistema YCC-I de longitud variable se mantenían al igual que en la R1 III.

YAMAHA R1 2009 CROSSPLANE

Nada más apretar el botón de arranque, la R1 obsequia con un profundo bramido que sigue sorprendiendo a propios y extraños.

Cuantos más kilómetros recorres se acentúa esa agradable sensación de efectividad y aprovechamiento de toda la tracción.

“Tirado” en plena curva rápida de tu carretera favorita, das gas a fondo y te sientes más seguro que antes.

La YZF hace más fácil lo difícil.

YAMAHA R1 2009 CROSSPLANE

Otra de sus propiedades es que te permite aprovechar más cada marcha, sin jugar tanto con la caja de cambio.

Lo que hace que el cigüeñal calado a 90º genere tanta adicción es que sientes la sensación de tener la situación bajo control.

Eres tú el que manda y no la moto.

YAMAHA R1 2009 CROSSPLANE

Esta entrega de potencia más progresiva y natural también favorece la conducción sobre asfalto en malas condiciones o a bajas temperaturas.

Bien es cierto que la R1 2009 parece tener menos freno motor que la anterior, algo contradictorio en un motor que “juega” a ser bicilíndrico.

El embrague antirrebote funciona bien, al igual que la electrónica. Simplemente el cigüeñal genera menos inercias debido a la disposición de sus muñequillas.

YAMAHA R1 2009 CROSSPLANE

Precursora

Poder seleccionar la entrega de potencia del motor con un simple botón desde la piña derecha en marcha era extraordinario hace ocho años.

El modo A es el más agresivo. Te catapulta a la salida de las curvas con el tren delantero en el aire a poco que te “calientes”.

El modo STD es el más equilibrado y no por ello deja de ser divertido.

YAMAHA R1 2009 CROSSPLANE

El resultado en términos de entrega de par y potencia es idóneo.

Empuja contundentemente desde 6.000 rpm. A partir de las 9.000 rpm, recibir toda la caballería con las tomas de admisión acortadas.

El cambio tiene un accionamiento muy dulce y el amortiguador de dirección se muestra imprescindible en una moto de tanto par como esta.

YAMAHA R1 2009 CROSSPLANE

El comportamiento del bastidor es fantástico.

Con un tren delantero sólido firmado por unos frenos excepcionalmente potentes y con tacto debido a los pistones extra.

Par lineal y aceleración van de la mano para controlar más de 180 CV y 206 kg en movimiento con la efectividad y precisión de una Supersport.

En 2012 sufrió un restyling donde recibió una nueva configuración de la ECU. Un sistema de control de tracción de seis niveles y retoques estéticos. Sobre todo en el frontal.

 

YAMAHA YZF-R1
www.yamaha-motor.eu/es
Motor Tetracilíndrico, 16 válvulas DOHC, refrigeración líquida, inyección electrónica
Cilindrada 998 cc
Potencia y rpm 182 CV a 12.500 rpm
Par y rpm 115,5 Nm a 10.000 rpm
Limitable No
Nº Marchas 6
Velocidad máxima 281 km/h
Chasis Doble viga de aluminio
Suspensión

Delantera

Horquilla invertida 43 mm multirregulable
Suspensión

trasera

Monoamortiguador multirregulable, basculante de aluminio
Freno delantero Doble disco de 310 mm, pinzas de 6 pistones
Freno trasero Disco de 220 mm, pinza de un pistón
Neumático delantero 120/70 ZR17
Neumático trasero 190/55 ZR17
Distancia entre ejes 1.415 mm
Altura asiento 835 mm
Peso declarado (seco) 177 kg (206 kg llena)
Capacidad depósito 18 litros
Consumo medio
PVP (2009) 15.699 €

 

Por. Jesse Mach

Fotos. Yamaha

(publicado en MOTOS nº39)

Déjanos tus Comentarios